candado-bicicletaLas bicicletas son medios de trasporte que han entrado y salido de la fama ya unas cuantas veces. No es un secreto para nadie que, en los tempos del boom de los vehículos automotrices la bicicleta quedo relegada a un segundo o un tercer lugar, ya nadie quería hacer el esfuerzo de mover esas ruedas cuando podían viajar placenteramente impulsados por un motor y combustible.

Ya todos sabemos cómo continua la historia, ha habido un crecimiento descomunal de los vehículos automotrices, se ha generado mucha contaminación problemas de circulación y hemos tomado la bicicleta como un medio alternativo al vehículo a gasolina; demás está decir que la bicicleta tiene ese toque ecología que es tan tendencioso en la actualidad. 

Ahora bien, andar en bicicletas supone nuevos retos para quien la usa pues la sociedad ha cambiado y por mucho que queramos decir que la sociedad es de fiar, no lo es tanto; los robos están servidos a la orden del día y cualquiera de nosotros puede ser víctima de ellos; aunque con la ayuda de un buen cerrajero como los de http://cerrajeros24hmataro.es puedes estar mas seguro

En el caso de las bicicletas el robo es probable por el valor de las mismas, no se puede decir menos que la tecnología de fabricación de bicicletas a hecho que estos dispositivos sean cada vez más sofisticados, y por supuesto, más costosos y si se quiere más apetecible por los miembros de la sociedad.

Ahora bien, tenemos bicicletas y tenemos métodos para protegerlas, de eso no cabe la menor duda y uno de esos elementos son los candados. Los candados son los mejores amigos del que tiene una bicicleta, más aun cuando anda en una zona que no se caracteriza por ser muy segura.

Los candados, los de toda la vida, cumplen su función de resguardo, pero para nadie es un secreto que el ser humano siempre va por más y en ese sentido busca que la tecnología sea su aliado.

Ya hemos visto como aparecen bicicletas que se pliegan sobre si mismas y que se convierten en su propia protección y otras soluciones a nivel de seguridad que quizá son más tradicionales.

Dentro de lo más tradicional, pero aún muy sofisticado, tenemos los candados que se unen al internet de las cosas, eliminan la necesidad de tener un lave y por tanto se hacen mucho más seguro.

Tener un candado de estos supone que estamos al ritmo de la innovación en materia de seguridad para bicicletas, pero quizá sea mucho más de lo que una persona necesita.

Si tú tienes una bicicleta sabes de lo que te hablo, es decir, no es necesario que te gastes mucho dinero en un sistema muy sofisticado pues sabes que con el sistema más sencillo puedes tener el mismo resultado.

En ese sentido uno se puede preguntar para que se crean estas nuevas tecnologías y no creo que la respuesta esté en un asunto de seguridad, sino más bien de comodidad; cosa que también es una necesidad del ser humano.

Es probable que no necesitemos un candado inteligente para nuestra bicicleta a nivel de seguridad, pero sí que lo compraríamos solo para estar a la moda con la tendencia tecnológica.