La seguridad es una agente que no puede faltar nuestro hogar en ningún momento. Los ladrones siempre están asechando en la oscuridad y buscando la oportunidad para poder acercarse y tomar su botín. Por esta razón, es necesario que contemos con distintas formas de protegernos en contra de estos, una de ellas de la detección anticipada.

Este modo de seguridad viene a darse debido a la necesidad de tener mejores medidas de disuasión para así poder hacer que los ladrones desistan en los intentos que realicen para entrar a nuestro hogar.

Según los profesionales de CerrajeroPRO, podemos instalar en nuestras puertas y ventanas distintos dispositivos que nos ofrecen este tipo de defensa contra los delincuentes.

  • Escudos acorazados.

Uno de los mejores dispositivos que contemplan medidas de detección anticipada son los escudos acorazados. Estos se usan paran proteger el cilindro de la puerta y evitar que los ladrones puedan entrar a la fuerza, usando herramientas de cerrajero como taladros y martillos.

El escudo consiste en distintas placas de metal que están una encima de otras, cada una con distintos puntos de seguridad en donde si uno de estos se ve modificado o en peligro, estos activarán una alarma interna de  90 Db que sonará y no parará hasta que el dueño la logre desactivar.

En este caso, la presión psicológica podrá acabar rápidamente con al ladrón ya que lo peor que pueden pensar estos es que van a ser descubiertos, así que trabajarán más rápidamente y cometerán más errores a la hora de forzar la entrada.

  • Shocksensor

Este tipo de dispositivos se instala en puertas y ventanas. En este caso, cuenta con dos piezas para su instalación, primero una que se coloca en el marco de la puerta o ventana que se quiera proteger, y la otra en una  pieza abatible.

El mecanismo consiste en la creación de un campo magnético creado por estas dos piezas, y cuando este se desvanece, causa que la alarma se dispare, anunciando que existe un intruso en las premisas.

Este tipo de sensores es excelente ya que en solamente 30 segundos la señal que emite el sensor es verificada y con esto se notifica a los organismos policiales públicos o privados que brinde la empresa de respaldo para que acudan y frustren el intento de robo.

Lo bueno de esta tipo de tecnología es que también se acopla perfectamente a los sistemas de protección normales. Un ejemplo de esto es cuando la alarma se dispara, las cámaras toman una foto del lugar y del intruso que pueda ser usada para atraparlo en caso que se escape.

Estos dispositivos, a pesar de ser diferentes, tienen un solo objetivo. El cual es proteger nuestro hogar ante una intrusión. Si queremos tener más seguridad e nuestra casa podemos contactar a un cerrajero para que instale, por ejemplo, una puerta de seguridad blindada o acorazada.

No es solo tener medidas aisladas, sino que tenemos que armar un sistema completo para que podamos hacer que los ladrones se rindan en el intento de robar.