Las puertas de garaje automáticas son muy frecuentes gracias a la facilidad de su uso, el ahorro del tiempo, ya que no es necesario bajar de nuestro auto para abrir y cerrar la cochera, sin embargo, es común que obtenga daños en algunas ocasiones. Hoy se dará a conocer las averías más comunes que presentan estas puertas, que afortunadamente tienen solución de manera sencilla, que generalmente podrá realizarlos usted mismo.

La puerta del garaje no abre

  • Cuando se presenta este caso antes de llamar a un profesional es ideal descartar que el mando que acciona la puerta esté sin batería o el aparato receptor tenga alguna interferencia para recibir las ondas, revisa bien que nada que impida la conexión entre mando y puerta.
  • Revisa que el código de acceso sea correcto, ya que podemos haber olvidado la clave correcta. Si este es su caso revise el manual de instrucciones para resetearlo.
  • Otra opción es revisar si se encuentra algún cable deteriorado o con una mala conexión, ya que si el cable se encuentra roto, es imposible que llegue la señal correctamente para que realice su función. Algunos modelos presentan una combinación de luces LED de colores variados para indicar que ese es el problema.
  • Revisa las poleas para confirmar que no estén desgatadas y pueda ser lo que impida realizar su función correctamente.
  • El resorte de extensión se encuentra a lo largo de la barra de la puerta superior, si al revisar lo encuentra roto es preferible que llame a un cerrajero profesional para que realice el cambio.

La puerta del garaje abre, pero no cierra

  • Revise el switch de límite de carrera cerrado. Puede suceder que al abrir, no se libera y continúe dando orden de detención al cierre.
  • Trata de identificar cual podría ser el accesorio que te está presentando este problema, y para ello tienes que verificar que la puerta funcione correctamente sin el elemento de seguridad, ya que si este es el caso entonces hay que sustituirlo.
  • También se aconseja un borrado de los controles y volver a grabarlos.

La puerta del garaje no abre ni cierra.

  • En estas fallas probablemente el problema esté relacionado con el mecanismo que desplaza la puerta, es posible que se encuentre obstruido, es un problema sencillo de solucionar, sin embargo, si lo considera necesario, puede contratar los servicios de un cerrajero profesional.
  • Realiza un mantenimiento correcto en las guías y carriles ya que esto también ayuda a que se dificulte su uso.
  • Mueve la puerta a mano con la misma velocidad que lo realizaría el motor, preferiblemente desde el punto que él aplica la fuerza así descartarías que la puerta se encuentre atorada.

El motor de la puerta suena, pero ésta no se mueve o lo hace lentamente.

  • Es uno de los problemas más comunes puertas correderas, mayormente el resultado de esta falla es que el condensador se ah averiado, razón por la cual no es óptimo para impulsar el motor.
  • En estos casos también es buena opción revisar que la puerta no se encuentre atascada.

La puerta se mueve un poco, y luego se regresa.

  • Una de las opciones por las cuales se presentan estas anomalías es porque el sistema anti – aplastamiento está detectando algo que lo hace creer que ha atropellado algo.
  • Otra opción es que dicho sistema se encuentre deteriorado.